Este calendario rinde un homenaje al proceso creativo

calendario-tipo-imprenta-2019

Empezar el año y recibir el calendario de El Tipo de la Imprenta se ha convertido en una tradición. Y es que esta imprenta alicantina (con la ayuda de la agencia Sapristi) se curra todos los años un calendario temático pensado especialmente para aquellos que nos dedicamos a la creatividad y el diseño. Si en ediciones anteriores se han centrado en temas como la tipografía, el mundo de la publicidad o los “ofendiditos” que se indignan por cualquier cosa, en esta ocasión han decidido rendir un gran homenaje al proceso creativo.

De esta manera, cada uno de los meses está dedicado a las diferentes situaciones y sensaciones que todos vivimos cuando nos metemos de lleno en el proceso creativo: desde la página en blanco pasando por la tormenta de ideas o la validación por parte del cliente hasta llegar al resultado final. Toda una montaña rusa de emociones que están plasmadas en las diferentes hojas que conforman este trabajo.

Porque este calendario es mucho más que un calendario. Es la muestra de lo que esta imprenta es capaz de hacer, ya que cada una de las páginas está impresa con diferentes papeles, tintas y técnicas con las que trabajan cada día. Además, en esta edición, han decidido complementar la experiencia física con una serie de cápsulas sensoriales en vídeo con las que entender mejor cada uno de los pasos del proceso creativo. ¡Vamos a repasarlos!

 

Enero: la hoja en blanco

Ese momento de vértigo en el que tienes que ponerte a trabajar y no sabes por dónde empezar. ¿Quién no se ha sentido nunca así? Seguro que te ha pasado cientos de veces.



Febrero: la concentración

Una vez superada la página en blanco hay que ponerse a investigar, crear conexiones y buscar soluciones. En este momento, la concentración es totalmente indispensable.

Marzo: el brainstorming

Para este mes han utilizado un papel especial que al agitarlo, recrea el sonido de una tormenta. Y he de añadir que creo que este es el diseño que más me gusta de todo el calendario…

Abril: ordenar las primeras ideas

Una vez tenemos referencias y conexiones, es el momento de poner orden y decidirse por un camino. Por eso, han incluido unos recortables para que cada uno pueda seguir el camino que quiera.

Mayo: el deadline

¿Puede haber peor momento que ver que el tiempo se te echa encima y todavía estás a medias con la presentación? La incertidumbre y los nervios son los protagonistas de este mes.

Junio: las noches de insomnio

Este mes está dedicado a las noches sin dormir en las que la cabeza no para de dar vueltas y la idea no termina de salir. En esos casos, lo mejor es apagar la luz y disfrutar del espectáculo lumínico que incluye esta página.

Julio: la frustración y el abandono

Quedan pocos días para presentar y no tienes nada. Lo ves todo negro, te invade la frustración y te planteas abandonar y mandar todo a la m*****. ¿Te suena de algo?



Agosto: la desconexión

Dicen que una parte importante del proceso creativo es olvidarse por unos días de lo que estamos trabajando, especialmente cuando te atascas. Por eso, agosto está dedicado a los necesarios momentos de desconexión.

Septiembre: la idea

Tras mucho trabajo, por fin está aquí. Este mes hay que mirar tras la cortina de colores para llegar hasta la idea definitiva que andabas buscando ansiosamente.

Octubre: el bocetaje

Ahora que ya tienes la idea, llega el momento de empezar a bocetar. Los diseñadores se ponen manos a la obra para que todo quede fetén.

Noviembre: la digitalización

Y una vez que ya tienes los bocetos, toca pasarlos a digital. Lo analógico pasa a la pantalla y se convierte en unos y ceros.

Diciembre: ¡a imprenta!

Ya está todo listo, así que ¡a mandar todos los materiales a la imprenta! Es el momento en el que todo el trabajo previo que hemos estado haciendo cobra vida.


Social Media Freelance. Blogger en lacriaturacreativa.com. Fan absoluto de las redes sociales, la creatividad, el diseño y, en general, de todo lo que signifique comunicar de una forma diferente.