Regalo publicitario: 3 formas de ser creativo

articulo-regalos-promocionales

Si te digo que mires en tu nevera, seguramente tengas algún imán con el número de teléfono de un restaurante de comida a domicilio. Y si ahora miras en el bote de bolígrafos de tu escritorio, probablemente tengas algún bolígrafo que te han dado en algún negocio al que has ido últimamente. Y si te pones a rebuscar entre tus cajones, sería raro que no encontraras alguna libreta, algún USB o algún llavero regalado por una marca.

Pero, ¿por qué vivimos rodeados de regalos publicitarios? Pues básicamente porque ofrecen una efectividad muy alta a un coste relativamente bajo. Y es que frente a un anuncio en un periódico o un banner en una web, un artículo promocional permite que los clientes interactúen con la marca y pasen de ser meros espectadores a vivir una experiencia.

Seguro que tú mismo has experimentado emociones positivas al recibir un regalo publicitario, ¿verdad? Pues eso mismo es lo que siente el resto de clientes cuando una marca tiene el detalle de pensar en ellos y ofrecerles algo a cambio de su lealtad o para llamar su atención en un momento determinado.

Eso sí, un producto promocional es algo que tiene muchos matices y tienes una gran cantidad de opciones a tu alcance, por lo que es imprescindible escoger bien y sacar a pasear la creatividad para conseguir el mayor impacto posible. Para ello, vamos a darte tres consejos que te pueden ayudar a ser creativo para sorprender a tus clientes con tus regalos publicitarios.

Ve más allá del logotipo

Sí, probablemente la primera idea que tengas cuando pienses en un artículo promocional sea la de poner únicamente tu logotipo, pero eso puede resultar poco atractivo para tu público. Por ejemplo, en el caso de unas sudaderas personalizadas, puedes pensar en incluir una frase que encaje con la filosofía de tu empresa y que pueda resultar atractiva para tu público. Otra opción es incluir una ilustración que convierta a tu regalo en un artículo de moda que a la gente le apetezca llevar.

Al final, se trata de sorprender y de conseguir que tu producto personalizado no acabe en un cajón, sino que a los consumidores les apetezca usarlo porque lo encuentran bonito y divertido. Y para ello, es necesario un poco de creatividad e ir un paso más allá.

Piensa en tu público e intenta ser útil

Si quieres que la gente saque a pasear tu regalo publicitario, necesitas que sea algo que les resulte útil. Una buena idea es pensar en artículos que puedan usar en su día a día: tazas, bolígrafos, libretas, gorras, mochilas… Eso te asegurará que no caiga en el olvido y, lo más importante, conseguirás que la persona interactúe con tu marca y consiga impactos publicitarios a diario casi sin darse cuenta.

Otra forma de conseguir ser útil para tu audiencia es pensar en artículos que puedan complementar la experiencia con tu negocio. Por ejemplo, una panadería podría regalar bolsas de tela a sus clientes para que vayan con ella a comprar y así no necesiten usar bolsas de plástico que contaminan el medio ambiente.

Innova y sorprende

Hoy en día los regalos publicitarios van más allá de los típicos bolígrafos y mecheros y tienes a tu disposición multitud de opciones con las que sorprender a tus clientes: desde productos para mascotas hasta artículos de tecnología como altavoces bluetooth, power banks o teclados inalámbricos. Estos regalos únicos no solo te ayudarán a dejar boquiabiertos a tus consumidores, sino también a diferenciarte de tu competencia.

Otra opción para innovar es estar atento a las nuevas tendencias y en ese sentido, todo lo sostenible y ecológico te hará ganar puntos. Optar por artículos promocionales como cepillos de dientes de bambú, gafas de sol de madera o libretas de papel reciclado puede ser una buena idea para ganarte el favor de tu público.